Decidir qué carrera estudiar es uno de los pasos más importantes que se dan en todo el período académico, ya que pueden tener una incidencia directa sobre el futuro de los estudiantes universitarios. Acertar con la elección es indispensable para desarrollarse en el ámbito laboral adecuado y es importante disponer de toda la información antes de hacer la decisión final.

Si estás a las puertas de acabar el bachillerato y todavía no tienes claro qué carrera estudiar no te preocupes, no eres el primero ni vas a ser el último en encontrarse en esa situación. “¿Cómo puedo saber qué quiero estudiar?” “¿Tengo que ponerme en manos de algún experto para elegir bien?” “¿Es recomendable tomarme un año sabático, o es necesario enviar la preinscripción cuanto antes?” Vamos a intentar echarte una mano con todas tus dudas para que consigas hacer una elección acertada y puedas estudiar lo que realmente es de tu interés.

Qué carrera estudiar

Para saber qué carrera estudiar, antes debes preguntarte qué tipo de disciplina te despierta más interés. Ten en cuenta que tu futuro profesional dependerá, no exclusivamente pero sí en buena medida, de lo que estudies en la universidad. ¿Alguna vez has oído hablar de que solo se es realmente bueno en algo cuando de verdad te apasiona?

Debes abrazar esta máxima como si fuera ley, y es que tiene más razón que un santo. Si no dejas de machacarte con la pregunta “¿cómo saber qué quiero estudiar?”, solo conseguirás agobiarte y no obtendrás una respuesta clara de inmediato.

En cambio, una vez lo veas todo con perspectiva y solo cuando te preguntes qué es lo que realmente te gusta hacer, sabrás qué estudiar. Se pueden dar dos supuestos: que necesites cursar una especialidad para dedicarte a ello (a través de Grado o Máster), o bien que tengas que encaminar tus pasos hacia cursos para complementar tu formación tras haber finalizado los estudios de Grado.

Pero vamos a empezar por el principio: tomar una buena decisión. Estudiar una carrera fácil por tener una titulación es algo nefasto, y en cambio es algo a lo que muchas personas con notas altas en las PAU les sucede. Y es que hay personas que piensan “bueno, como tengo nota de sobra, quiero estudiar algo fácil y rápido para ser titulado universitario cuanto antes”. No te recomendamos hacer esto, ya que ninguna carrera es realmente fácil ni se aprueba rápido. Además, comprometerás tu futuro por esta decisión, así que descártalo.

“Si no puedo irme hacia la opción fácil, ¿qué puedo estudiar? ¿Debería esperarme a la siguiente convocatoria de las PAU si no me llega la nota? Lo cierto es que el tema de las notas de corte es un auténtico quebradero de cabeza, sobre todo teniendo en cuenta que desde 2010 se implantó la parte específica y que la nota se puede evaluar sobre 14.

Cómo afrontar las PAU

Hay que tener en cuenta que ahora, y desde hace varios años, las PAU cuentan con una parte específica que permiten obtener un plus de nota en aquellas ramas del saber relacionadas con la titulación que se desea estudiar. Esto quiere decir que deberías tener claro, al menos, hacia qué rama quieres enfocar tus estudios superiores porque vas a tener que prepararte las PAU, aunque no sepas todavía qué estudiar. “Pero, si no sé qué estudiar, ¿cómo puedo tener claro cómo enfocar las PAU?”

Es una pregunta muy lógica, pero piensa también que tu rama de bachillerato está englobada dentro de un campo del saber. Las humanidades y las ciencias son las dos principales categorías en las que se distribuyen las asignaturas en bachillerato, y el mismo esquema, pero muy magnificado, es el que se sigue en la enseñanza superior.

Nuestra recomendación es que eches un vistazo antes a qué rama pertenece cada titulación para tener claro qué tipo de selectividad tienes que hacer. En algunas titulaciones está claro (un Grado en Biología o en Matemáticas solo pueden pertenecer a la rama de ciencias), pero algunos Grados como Comunicación Audiovisual o Psicología forman parte de las ciencias sociales, cuando algunos podrían pensar que con un bachillerato humanístico podrían obtener ventaja para solicitar plaza tras las PAU. No significa que no puedan aspirar a estudiar esa carrera, pero sí que no contarán con los méritos suficientes como para despuntar.

Qué hacer si no sabes qué estudiar

Si no lo tienes claro, no te agobies. Piensa qué es lo que realmente te gusta, qué disfrutas estudiando y qué quieres aprender. El deseo de aprender es más fuerte que cualquier otro aspecto y es lo que te motivará a ampliar conocimientos. Olvídate de eso de “quiero estudiar algo fácil y rápido por tener un título”, es una mala idea.

En cambio, pregúntate: ¿qué puedo estudiar a pesar de estar cansado? ¿Qué es lo que de verdad me motiva? ¿Qué es lo que realmente me incita a buscar e investigar? Estas preguntas pueden ayudarte a averiguar qué estudiar en la universidad y tomar la decisión a la hora de hacer la preinscripción.

Otra opción habitual entre algunos estudiantes es tomarse un año sabático para descansar, meditar la decisión y aprovechar para volver a presentarse a algunas de las asignaturas de la parte específica de las PAU, que pueden permitir subir nota y optar a una plaza en titulaciones con una nota de corte más elevada. Así, cuando te preguntes “¿qué puedo estudiar con esta nota media de acceso?”, verás que tendrás más probabilidades de obtener plaza en titulaciones con notas de acceso más altas.

Qué carreras es recomendable estudiar

Seguro que tus padres, abuelos o familiares te han dicho alguna vez lo bueno que sería que fueses médico, odontólogo, notario o ingeniero. Sí, claro que hay titulaciones para dedicarse profesionalmente a ello, pero no hay que olvidar que estudiar una carrera universitaria es, de por sí, algo vocacional. Y no es exclusivo de algunas de ellas: ocurre con todas.

“Si no sé qué carrera estudiar, ¿es una buena idea hacerlo por sorteo?” La verdad es que no. Sentimos desilusionarte, pero es una idea nefasta. De hecho, para algunos es obvio, pero hay quienes dejan su futuro en manos de la suerte y esto casi nunca es recomendable.

Lo mejor que puedes hacer si no sabes qué estudiar es elegir aquello que realmente te motive, al margen de las absurdas consideraciones sociales que existan sobre cada carrera. Hasta hace unos años la moda era minusvalorar a los que estudiaban Magisterio, cuando realmente es una titulación que habilita para desempeñar un papel clave en la educación de las nuevas generaciones, así que ignora estas cuestiones y estudia lo que realmente te apasione.

En cambio, si dices “no, yo quiero estudiar algo fácil y rápido, me da igual el qué, pero que sea sencillo y se me pase volando”, bueno, no es una opción hecha con mucha perspectiva, pero en todo caso es una elección personal. Eso sí, no existe una carrera que objetivamente sea más sencilla que el resto. Curiosamente, suele resultar más sencillo aquello para lo que estamos predispuestos y que más nos apasiona, y lo que no nos motiva suele hacerse más cuesta arriba y acaba siendo más complicado. Piénsalo.

Por tanto, sí: hay carreras que es recomendable estudiar, pero no serán las mismas para todos los estudiantes porque siempre será la que más motive al estudiante la más recomendable para él. Y sobre esto no hay vuelta de hoja.

 Cómo saber qué quiero estudiar

Todos los estudiantes se han enfrentado a ese momento de decir “bueno, no sé qué estudiar, pero tengo claro que quiero ir a la universidad”. Es un momento crítico que debes dedicarte por entero a ti y que debe estar libre de prejuicios e injerencias del entorno.

Lo mejor que puedes hacer es optar por eliminar aquellas carreras que tengas claro que no van contigo, que no son de tu interés y que sabes que no te van a satisfacer nunca. Al final, la lista se hará más pequeña y tendrás más claro a qué titulaciones puedes aspirar.

Si antes de tomar la decisión final quieres contar con otra opinión, quizá te interese hacer un test para saber qué estudiar en la universidad, un cuestionario que puede encontrarse en Internet y que tiene en cuenta tu nota media del bachillerato, tus preferencias y tus motivaciones.

Quizá estés intentando buscar otras respuestas o nuevos métodos que quizá hayamos pasado por alto para averiguar qué carreras es recomendable estudiar en tu situación, pero no existe otro factor tan determinante como la motivación. Créenos: eso de “no sé qué estudiar, voy a echarlo a suertes”, o lo de “mejor algo fácil y rápido, aunque no me guste” no lleva a ninguna parte.

Test para saber qué estudiar: qué son y cómo funcionan

Igual ya los conocías porque nos aventuraríamos a decir que ya has utilizado Internet para salir de dudas y averiguar qué carreras es recomendable estudiar en tu situación, ¿a que sí? No te juzgamos, hoy en día utilizamos Google para todo.

Una herramienta que puede ser de utilidad a la hora de hacer una criba de titulaciones es el test para saber qué estudiar. Muchos centros de asesoramiento académico cuentan con estos cuestionarios que hacen uso de un potente algoritmo para hacer una selección entre toda la oferta académica disponible. “Si no sé qué carrera estudiar, ¿estos tests pueden ser de ayuda?”, te preguntarás. Sí, aunque su respuesta es meramente orientativa y no debes, en ningún caso, tomártela al pie de la letra.

Lo que hay que hacer si no sabes qué estudiar es buscar asesoramiento en el centro de formación en el que se ha formado el alumno en los últimos años. Solo ahí el equipo docente tendrá toda la información para asesorar al alumno en caso de que tenga dudas sobre hacia dónde encaminar sus pasos. En estos centros también es posible que se lleve a cabo algún tipo de test para saber qué estudiar, aunque estos suelen ser mucho más pormenorizados que los genéricos cuestionarios que se suelen encontrar en la red.

La mejor manera de decidir el futuro académico en la universidad

Una de las mejores maneras de saber a qué dedicarse profesionalmente en el futuro es identificar los puntos fuertes y las habilidades de cada uno. Habitualmente, para conocer a fondo nuestras destrezas es necesario acudir a un profesional que ponga a prueba nuestra capacidad resolutiva ante determinadas situaciones, lo que ayuda a revelar nuestros puntos fuertes.

Identificar estas habilidades ayuda a hacer una selección de las titulaciones que requieren de ciertas aptitudes para poder desenvolverse académicamente con soltura. Por ese mismo motivo es una de las mejores cosas que hacer si no sabes qué estudiar cuando vayas a entrar en la universidad. Es mejor dedicar algo de tiempo a identificar tus puntos fuertes que elegir apresuradamente una carrera y luego hacer el cambio con la titulación a medio aprobar.

“Pero, ¿pasa algo por esperarme si no sé qué carrera estudiar?” Lo cierto es que no pasa nada, por mucha presión que te metan para enviar la preinscripción de manera apresurada. La nota de la parte general de las PAU tiene una validez indefinida, mientras que la valoración de la parte específica tiene una duración de 24 meses.

De este modo, siempre puedes volver a presentarte a la parte específica de las PAU para tratar de obtener mejores calificaciones y aspirar a subir la nota final de tu prueba de acceso, lo que te permitirá aspirar a conseguir una plaza en titulaciones con notas de corte más elevadas.