Si hay algo que está penalizado a la hora de evaluar un trabajo final de grado o de máster, eso es el plagio académico. El plagio de un trabajo o parte de él puede suponer desde la suspensión de un trabajo, hasta consecuencias a término legal al ser considerado como un delito, tal como se estipula en los artículos 270 y 272 del Código Penal. Somos conscientes de lo delicado que puede resultar este tema, por ello en este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el plagio académico. A continuación, respondemos a qué significa plagio académico y cuándo se considera plagio en un trabajo, entre otras. Todo ello con la finalidad de que sepas cómo evitar el plagio académico. Si te encuentras redactando tu trabajo final de la universidad, te recomendamos que leas este artículo.

¿Qué significa plagio académico?

No toda coincidencia entre uno o más trabajos es considerado plagio, estas deben ser estructurales, fundamentales y hechas con intención. Si nos atenemos a la definición de la RAE, el plagio significa “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. En un contexto académico, el plagio se comete cuando se produce la apropiación y la utilización de un material o investigación ajena sin el debido reconocimiento a la fuente original. Es decir, tiene lugar una apropiación del contenido y se presenta como original, por lo que constituye un acto fraudulento en el cual existe la presunción de intencionalidad.

Cuándo se considera plagio en un trabajo

Saber cuándo se considera plagio en un trabajo académico es fundamental para aprender cómo no plagiar en un trabajo o cómo evitar el plagio académico. Y es que, en ocasiones —normalmente en los casos menos graves que pueden suponer desde la bajada de la calificación hasta la suspensión de un trabajo— el plagio puede no haber sido realizado de manera consciente. Es decir, por un error en la forma de citar, por ejemplo. El límite entre plagio e investigación ética no siempre están claros, por ello es importante saber cuando podemos estar cayendo en un error. Estos ejemplos que explicamos a continuación suponen un plagio en un trabajo académico:

  • Utilizar trabajos ajenos sin citarlos, independientemente de que sean textos, imágenes o ideas.
  • Parafrasear un texto sin citar al autor de manera correcta (normalmente, en el pie de página o una cita en el texto).
  • Reescribir textos de autores ajenos sin darles reconocimiento.
  • No citar la fuente original y equivocarse con una secundaria.
  • Presentar trabajos propios ya realizados como si acabaran de ser escritos y no indicarlo.
  • No dar reconocimiento a los colaboradores o coautores de un trabajo.

Debes tener en cuenta que si utilizas expresiones, presentas trabajos, haces uso de ideas originales, aunque estén apoyadas en el conocimiento generado por otros, no se considera plagio. La utilización de información de conocimiento común tampoco es considerada un plagio —hay ciertos conocimientos que se dan por sabidos y que no necesitan ser citados—. Ahora bien, si utilizas obras de dominio público, estas sí deben estar citadas de acuerdo a las normas que indique la universidad.

Sanciones por plagio académico

Las sanciones por plagio académico son más delicadas de lo que parecen, pudiendo tener resultados muy negativos para el estudiante. Aunque pueda resultar muy tentador el copiar y pegar un texto ajeno y hacerlo pasar por propio, las sanciones por plagio académico pueden tener las siguientes repercusiones, dependiendo de cada caso (y en orden de gravedad):

  • Anulación de trabajo final de grado o de máster.
  • Expulsión de la carrera universitaria.
  • Expulsión de la universidad (en algunos casos se trata de una expulsión permanente).
  • Repercusiones legales, multas y otras penalizaciones (incluida la pena de cárcel, dependiendo de los derechos de autor infringidos y de la divulgación).

En España el plagio está penalizado por ley, tal como aparece reflejado en los artículos 270 y 272 del Código Penal. De hecho, quien cometa el delito —dependiendo de los casos y de la gravedad— puede ser condenado a prisión de 6 meses a 4 años. Hace tan solo unos años la AP de Granada confirmaba la sentencia de 6 meses de presión a un doctor de la Universidad de Granada por ayudar a su esposa a presentar la tesis doctoral utilizando, para ello, otros trabajos académicos en un proyecto de investigación que se hizo pasar por propio. En este caso, se determinó que la estructura era idéntica a la original, en cuanto al orden de presentación de los contenidos, los objetivos y la metodología.

Cómo no plagiar en un trabajo

En lugar de preguntarnos cómo hacer que no se note el copiar y pegar, que es el error en el que muchos estudiantes suelen caer y puede tener serias repercusiones, mejor es seguir unas pautas adecuadas para no plagiar. Nuestra recomendación es la siguiente:

  • Anota siempre los datos de los cuáles obtienes la información.
  • Cita la frase o párrafo directamente del texto original y acredítala en el pie de página o en la bibliografía.
  • Cuando vayas a parafrasear indica de dónde procede la información con una cita en el texto o referencia bibliográfica.
  • Cita la frase adecuadamente siguiendo la norma e incluye la referencia en la bibliografía.

¿Cómo se detecta el plagio?

Hoy en día existen una gran cantidad de programas informáticos que son utilizados para detectar el plagio académico. Estos programas cuentan con amplias bases de datos en las cuales se encuentran miles y miles de documentos, ficheros, textos, libros, artículos e investigaciones originales perfectamente catalogados con el nombre del autor, la fecha y otros metadatos. Los softwares informáticos para el plagio detectan expresiones y frases ya existentes en toda la base de datos y emiten un informe de dónde se obtiene la información —subrayando la información que ha sido copiada—. Ahora bien, debes saber que existe un límite en forma de porcentaje a partir del cual es posible que el trabajo no sea considerado como plagio. Normalmente, según señalan algunos profesores, entre un 10% y un 20% de plagio puede ser aceptable. En algunos casos, como en los trabajos de Derecho, el límite puede llegar hasta el 30% puesto que se citan las leyes y otros artículos legales y ello aumenta la cantidad del texto idéntico al de otros ficheros.