La hipótesis es algo que tiene bastante importancia en el trabajo, sobre todo porque en base a ella se elabora el trabajo final. Aunque puede o no resultar cierta, la hipótesis sirve para hacernos una idea desde el principio de lo que pretendemos demostrar, además es una forma de conectar con la audiencia y de despertar su curiosidad por seguir leyendo nuestro artículo. A continuación, vamos a centrarnos en responder a qué es la hipótesis de un trabajo y a otros interrogantes sobre cómo plantear una hipótesis de tesis o cómo se escribe una hipótesis. ¡Sigue leyendo este artículo para aprender a hacer un TFG de 10!

¿Qué es la hipótesis de un trabajo?

La hipótesis TFG son suposiciones que hace el autor del trabajo final al principio de elaborar su proyecto. Estos planteamientos consideran de manera anticipada cuál puede ser la solución o los resultados y se trabaja para demostrarlo. Como es obvio, la hipótesis puede ser cierta o falsa, pero en todo caso se debe tratar de demostrarla y si no es posible, especificar por qué. La hipótesis TFG, por tanto, surge como una duda o una incógnita por parte del estudiante que supone o sospecha que puede tener lugar en relación con el tema principal de su trabajo y la plantea para tratar de justificarla o desmontarla.

Cómo plantear una hipótesis de tesis

Para responder a cómo plantear una hipótesis de tesis o TFG hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta, antes que nada. De esta forma nos aseguraremos de que la hipótesis es adecuada y tiene sentido en nuestro trabajo. Te recomendamos que consideres los siguientes puntos:

  • No saber la respuesta: De nada tiene sentido plantear una hipótesis TFG para la cual sí hay una respuesta. La hipótesis es algo que se desconoce y todo el proceso de investigación del TFG te servirá para demostrar que es cierto o no.
  • No tiene por qué ser un planteamiento verdadero: Una hipótesis, como decíamos más arriba, no tiene por qué ser cierta. La hipótesis es solo una suposición de un problema.
  • La hipótesis debe estar relacionada con el tema: Por supuesto, es fundamental que la hipótesis esté relacionada con el tema principal de tu trabajo. Así mismo, tu planteamiento debe contar con estudios previos de investigación.
  • Debe ser específica: Cuanto más específica sea la hipótesis mejor. Lo más aconsejable es que esta te permita contribuir a la explicación de los hechos estudiados a partir de la relación entre las variables (es decir, de todo lo que se pueda medir).

Cómo se escribe una hipótesis

Ya hemos explicado qué es la hipótesis de un trabajo, veamos ahora de qué manera tenemos que escribir una hipótesis. Para responder a cómo se escribe una hipótesis te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

¿Qué tipo de hipótesis quiero plantear?

Las hipótesis pueden ser de varios tipos, en función de su relación con las variables medibles del trabajo y de lo que plantean. Estas pueden ser hipótesis de investigación, hipótesis alternativas y las hipótesis nulas. Las vemos con más detalle:

  • Hipótesis de investigación: Las hipótesis de investigación pueden, a su vez, ser hipótesis explicativas, predictivas y comparativas —en función de cómo se planteen—. También correlacionales y descriptivas. Es una suposición que se aspira a verificar.
  • Hipótesis alternativas: Plantean aspectos distintos a los de la hipótesis de investigación.
  • Hipótesis nula: Su planteamiento consiste en negar un determinado tema o aspecto de la investigación.

Si tenemos pregunta de investigación

Una vez que tenemos claro cuál es nuestro tema de trabajo puede surgirnos una duda fundamental, que es la pregunta de investigación. Casi todos los temas, por complicados que resulten, pueden resumirse en un interrogante. Veámoslo con ejemplos de hipótesis TFM y TFG.

  • Ejemplo 1: La influencia de los medios de comunicación en las personas.
  • Ejemplo 2: El uso de los teléfonos móviles.

En el primer ejemplo, la pregunta de investigación sería “¿Cómo influyen los medios de comunicación en las personas?” y en el ejemplo 2 “¿Cómo afecta a las personas el uso de los teléfonos móviles? Las respuestas en ambos casos serán del tipo “Los medios de comunicación influyen en…” o “El uso de los teléfonos móviles afecta…”. La respuesta, en estos casos, serían las hipótesis.

Si no tenemos pregunta de investigación

En caso de no tener una pregunta de investigación clara, lo cual no suele ser habitual, tendrás que hacer lo posible por responder a una pregunta sobre el tema que te gustaría investigar. Para lograrlo puedes tomar en cuenta algunos consejos, como el de abordar el tema sobre los potenciales desacuerdos por parte de la comunidad científica, por ejemplo, u otras cuestiones relevantes dentro de la naturaleza del trabajo. Te recomendamos, así mismo, que expreses una idea principal de tu trabajo y la analices para buscar hipótesis posibles. También puedes afirmar conclusiones sobre un tema y plantearlas como hipótesis (siempre y cuando no haya respuestas demostradas sobre ello, al menos que tú sepas).

Recopila toda la información posible

Para asegurarte de que la hipótesis es novedosa y no es una obviedad, lo que dará la sensación de que el alumno no se ha puesto las pilas y que el trabajo no resulta interesante. Es importante, así mismo, que compares la información recopilada ya que de ahí pueden surgir grandes ideas, tanto para el desarrollo de tu trabajo, como para plantear la hipótesis.

Plantea una hipótesis clara y determinante

La hipótesis debe ser clara y determinante. Es decir, debe ser fácil de entender y tener relación con el tema que trabajas para que cualquier persona pueda comprender el motivo por el cuál se plantea e incluso sentirse identificado con ella —recuerda lo que hemos visto en los ejemplos de hipótesis TFM y TFG—.

Cómo justificar una hipótesis

La hipótesis debe plantearse al principio del trabajo, ahora bien, a la hora de responder cómo justificar una hipótesis, debes hacerlo en los resultados o conclusión, en caso de que se cumpla. Si no ocurre así, entonces tendrás que indicarlo de igual manera.