El Trabajo de Fin de Grado es el paso final de tu trayectoria como estudiante de Grado. Es el trabajo que servirá para certificar que tienes lo necesario para desempeñarte con soltura en el mercado laboral y que tienes las capacidades suficientes como para poder crear tesis y contenidos de calidad como investigador.

Tras haber elegido el tema y haber tratado con el tutor o tutora de tu TFG los aspectos básicos del proyecto, tendrás que dedicarte durante el curso académico a preparar el trabajo, tratar las cuestiones que necesites en tutorías y preparar la defensa oral si optas por la modalidad de defensa completa.

Pero, ¿qué ocurre si te ves obligado a trabajar y estudiar a la vez? ¿Es posible aprobar el TFG teniendo que cumplir tus compromisos laborales?

¿Cómo organizar las tutorías si trabajas en horario académico?

La clave está, sobre todo, en el tiempo. No es lo mismo hablar de un trabajo a media jornada, que es el más habitual entre los estudiantes, que uno a jornada completa, que apenas deja tiempo para dedicar a otros compromisos.

La organización es fundamental cuando hay que estudiar y trabajar de manera simultánea, pero es posible conseguirlo. No es fácil, se requiere de una enorme capacidad de sacrificio, pero se puede lograr.

Como sabrás, uno de los requisitos para poder aprobar el TFG es acudir a un número mínimo de tutorías para certificar que el proyecto ha sido tutorizado y que se han seguido las bases teóricas del espíritu del trabajo. Por eso, deberás presentar una hoja firmada por tu tutor con la fecha de cada una de las tres tutorías y adjuntarla a la presentación de tu TFG.

Para poder presentar esa hoja firmada por tu tutor deberás comunicárselo a tu tutor para que cumplimente debidamente la hoja de firmas y, para ello, deberás quedar con él en una tutoría. Hecha la ley, hecha la trampa, claro, pero ten en cuenta que:

  • Falsificar la firma de un profesor es un delito, ya que todo documento de la universidad es considerado documento oficial y sería incurrir en falsedad documental.
  • Siempre es posible pedir la firma de la hoja a destiempo, pero la vía más rápida es rellenarla en cada tutoría después de concertarla.

Lo que ocurre es que estudiar en la universidad y trabajar a la vez deja muy poco tiempo para poder organizarse fuera del horario laboral. Teniendo en cuenta que los horarios de algunos profesores de universidad son demasiado restrictivos, es muy posible que algunos de ellos no te permitan presentarse en su despacho para tratar de tú a tú las cuestiones del trabajo que necesites.

¿Cuál es la solución entonces? Muchos profesores dan la opción de tener tutorías online, bien a través de una plataforma de videoconferencias segura o mediante el correo de la universidad, ofreciéndose a resolver y tratar cualquier duda acerca del TFG. Pero, si tienes las tutorías online, ¿qué hacer con las firmas que certifican que esas tutorías han tenido lugar?

Algunos profesores se ofrecen a rellenar dicha hoja si saben quién eres y que realmente han tratado contigo las cuestiones del trabajo. Cumplimentarla y dejarla en el buzón o en la secretaría del departamento es una opción si tus horarios te impiden cuadrar una tutoría con tu supervisor del TFG por cuestiones de trabajo o estudio.

Tips para estudiar y trabajar al mismo tiempo y graduarte

Pero no son los aspectos formales lo que te deben preocupar, sino el reparto del tiempo. Hay veces que tendrás que elegir si dedicar tu poco tiempo libre al estudio o al trabajo, sobre todo si te dedicas a profesiones como maestro o profesor particular, que requiere de preparaciones extra en tu tiempo de ocio, por lo que es la organización tu principal enemigo y tu prioridad a la hora de organizarte.

Para que esto no te suponga un esfuerzo que te llegue a sobrepasar, te hemos preparado una serie de tips para que estudiar y trabajar al mismo tiempo no se te haga tan cuesta arriba.

  • Comenta con tu tutor la situación. Nada mejor que poner al tutor de tu TFG al tanto de tu situación para que te ofrezca alternativas y facilidades. El o ella te podrá dar consejos para estudiar y trabajar a la vez ayudándote a organizar mejor el trabajo, o fijando una periodicidad en las revisiones en tutorías.
  • Reparte el tiempo disponible y avanza poco a poco. Lo mejor es que empieces cuanto antes a buscar referencias para abordar el trabajo. Haz un poco cada día y verás como vas avanzando casi sin darte cuenta. Además, esto te permitirá que estudiar o trabajar sea menos costoso porque mejorará tu desempeño y no tendrás que sufrir la falta de competitividad por ir escaso de tiempo.
  • Pospón la presentación si no estás preparado. No pasa nada por reconocer que no has podido con ello a la primera: aplaza el trabajo, solicita el mantenimiento del tema y prosigue hasta la siguiente fecha de defensa.
  • No cambies el tema si decides aplazar la defensa. Cuando renuncias a defender el TFG en el curso académico actual, tienes la posibilidad de mantener el tema o de renunciar a él y presentarte a la subasta de temas para elegir uno nuevo. Pero ten en cuenta que volver a empezar un tema te llevará mucho más tiempo que seguir desarrollando en el que ya habías trabajado.
  • Estudias para trabajar, no al revés. Somos conscientes de la importancia que tiene el trabajo, pero debes sopesar tu situación actual y apostar por tu futuro. Recuerda que estás aquí no para trabajar para estudiar, sino al revés. Presentar el TFG y graduarte es el primer paso para certificar en cualquier empresa que eres titulado universitario.

A algunos estudiantes les lleva varios años preparar el TFG y presentarlo ante el tribunal. La clave está en no desfallecer y, si lo necesitas, pedirnos ayuda para que te ayudemos con él. ¡Nunca vienen mal unos pares de manos extra!